© Getty Images

Roberto Bautista Agut avanza a tercera ronda del Abierto de Australia 2020.

Bautista No Entiende De Barreras En Melbourne

El español reflexiona tras superar otro escollo en Australia.

Que Roberto Bautista Agut no entiende de obstáculos está quedando bastante claro. En una semana de clima cambiante en el Abierto de Australia, con unas condiciones bien adversas para la competición, el español ha sobrevivido a situaciones desde la incomodidad, aceptando interrupciones en sus dos primeras rondas sin torcer el gesto. Si las lluvias partieron por la mitad su debut ante Feliciano López, un partido disputado a lo largo de dos jornadas, las fuertes rachas de viento que asolaron Melbourne colapsaron su duelo ante Michael Mmoh, forzando un cambio de cancha en mitad del encuentro.

Cuando las condiciones rompieron la normalidad allí volvió a surgir Bautista, capaz de voltear (5-7, 6-2, 6-4, 6-1) un partido que habría hecho perder los nervios a la mitad del vestuario. La situación fue clara: un encuentro disputado en la pista 1573, una cancha con escasa protección en el perímetro y todo un polvorín bajo el viento, se trasladó al cobijo de la Melbourne Arena, donde la cubierta retráctil convirtió la pesadilla en remanso.

“Era un partido a cara de perro, feo de jugar y feo de ver”, resumió Bautista sobre el tramo dispuesto en los exteriores, al antojo de los vientos. “Aquello era sálvese quien pueda. Era un partido de mucha lucha y entrega, pero de poco tenis. Lo único que podíamos hacer era meter la bola en pista y hacer lo que pudiéramos”, señaló el español, que ha consumado su capacidad de adaptación estos días en Melbourne.

También Podría Interesarle: Cilic Resiste A Paire En Cinco Sets

En el sufrimiento surgió la versión más perseverante del español, capaz de reponerse a la entrega del primer set hasta igualar una ruleta rusa. “Por suerte se ha suspendido el partido con set iguales, nos han movido a la Melbourne Arena y allí ha sido un encuentro totalmente diferente”, matiza Roberto. “He jugado a tenis, cosa que fuera estaba complicado. He logrado muchos más puntos con el servicio, de fondo me sentía muy cómodo y he terminado con sensaciones muy buenas. En la pista exterior lo he pasado muy mal. Pese a todo, he tenido cuatro pelotas de set en el primero, se me ha escapado y me he sabido reponer a una situación difícil con sensaciones incómodas”.

Es esa tenacidad la se se convierte en sello de Bautista semana a semana. Así, el No 9 del Ranking ATP defendió su capacidad para abrirse paso hasta en los caminos más adversos. “Lo primero que hay que hacer cuando te toque un día de viento es entrenar igual. Si desde casa vemos que hay mucho viento a todos nos apetece irnos a la ducha. Pero este tipo de días hay que sacarlos porque en rondas importantes de un torneo grande te puede suceder lo que me ha pasado a mí hoy. Hay que adaptarse como sea e intentar sacar el partido adelante”.

Ahora, con los dos primeros pasos bien dados en Melbourne, Bautista comienza a mirar hacia el ecuador del torneo. “Me encuentro bien en pista. Tengo buenas sensaciones después de superar una situación complicada. y ahora me toca un partido difícil con Cilic. El año pasado nos enfrentamos aquí en cuarta ronda y le pude ganar en el quinto set. Este torneo se le da bien, es muy agresivo y se basa mucho en su saque. Espero poder ganar”.

Son las palabras de un Top 10 que sigue remarcando su puesto. Con las semifinales de Wimbledon como aval bien reciente, pocos dudan ya de la capacidad del español para penetrar con fuerza el cuadro. “Durante toda mi vida me he esforzado, espero que la gente lo tenga en cuenta. Yo no pido más ni menos respeto, solo que se me tenga en cuenta como a cualquier otro jugador de mi nivel”.

El mensaje está lanzado en Melbourne: por grandes que parezcan los obstáculos Bautista jamás levanta la bandera blanca.