© Jaimi Chisholm/Getty Images

Andrey Rublev tiene un balance de 11-0 esta temporada.

Cinco Claves Para Conocer Mejor A Rublev

Fernando Vicente, entrenador del ruso, las desgrana tras su espectacular comienzo de temporada

No hay dudas de que es el jugador de moda. Andrey Rublev jugará los octavos de final del Abierto de Australia este lunes ante Alexander Zverev tras haber firmado un comienzo de año espectacular, que le ha visto ganar todo lo que ha jugado (títulos en Doha y Adelaida, 11-0 en 2020) para asombrar al mundo entero.

Horas antes de buscar los cuartos en el primer grande de la temporada, Fernando Vicente, entrenador del ruso, se sentó con ATP Tour para analizar lo conseguido por el No. 16 del mundo.

Dos títulos seguidos. “Estoy muy contento porque se lo merece. Me sorprende por los resultados, pero trabaja tanto y se lo curra tanto… Rublev tiene un nivel muy bueno, viene jugando bien y está claro que no es fácil ganar los torneos”, dice Vicente sobre los trofeos conquistados por el ruso en Doha y Adelaida en las dos primeras semanas de la temporada. “Está jugando muy bien, pegándole impresionante a la pelota y muy contento mentalmente. Hacía muchos años que no pasaba, pero tiene muchas cosas por mejorar todavía: físicamente aún no está bien, le falta un poco de reacción, el segundo saque o subir más a la red”.

Imbatido en 2020. “Está cansado, pero aquí ha podido aguantar”, asegura el técnico sobre Rublev, que de momento se mantiene invicto esta temporada, con 11 partidos jugados y 11 victorias. “No está abrumado. Sabe que ha sumado varios triunfos aquí en Melbourne, y contra Goffin superó a un rival de los importantes, de los mejores del mundo. Rublev quiere llegar a esa nivel, y ahora mismo mi único miedo es que se lesione. Su límite no lo sé todavía”.

También Podría Interesarle: Novak Djokovic, El Alumno De Kobe Bryant y Cristiano Ronaldo

Evolución en cuatro años. “Este es nuestro cuarto año, y ha ido cambiando todo”, reconoce Vicente, que comenzó a entrenar a Rublev en su etapa junior. “Es una persona muy nerviosa y no tenía mucha idea táctica de cómo jugar, no veía lo que estaba pasando. Hemos hecho una base para aprender a jugar mientras trabajábamos para que fuese físicamente más fuerte”, añade. “A él le gustaba mucho pelotear fuerte, pero no estaba acostumbrado a correr”.

El carácter. “La parte mental es muy importante”, confiesa el entrenador español. “Está intentando controlarse porque a veces se vuelve loco, y los rivales lo saben. Tiene que aceptar que los demás también juegan bien. Ahora está más tranquilo”, sigue. “En la pista no hay problema porque le encanta jugar y va a trabajar las horas que le pidas sin decir nada. El problema es más que controle las emociones, que sea capaz de ver lo que está pasando al otro lado de la red, que gestione bien los nervios y no los enseñe”, continua. “Muchas veces la exigencia le provoca eso: puede hacer nueve cosas bien y una mal, y se pega demasiada caña. No se lo merece. Nadie puede meter todas las bolas en la línea a cinco mil kilómetros por hora”.

Madrugadas mano a mano. “Con Rublev hay que saber elegir muy bien el momento para decirle las cosas”, desvela Vicente. “Dentro de la pista es muy difícil. Tiene una mente un poco especial. A veces, nos quedamos hasta las cinco de la mañana hablando en el hotel cuando ha perdido un partido”, dice. “El año pasado en París, que veía de ganar en Moscú, estuvimos hasta las cuatro de la mañana hablando mano a mano un par de días porque se encontraba receptivo, y era buena ocasión para analizar lo que hace bien, lo que hace mal, en qué se equivoca, en qué puede mejorar como persona… Todo un poco”.