© S. Llamera / Argentina Open

Marco Cecchinato festeja un nuevo triunfo en Buenos Aires tras derrotar a Roberto Carballés Baena este viernes.

Cecchinato En Busca De La Confianza En Buenos Aires

El italiano está en semifinales y suma rodaje en su segundo torneo sobre polvo de ladrillo en siete meses.

Buenos Aires es testigo de la notable evolución de Marco Cecchinato. No simplemente por los resultados de los partidos, si no por la madurez y la paciencia para afrontar el camino a recorrer para que luego todo fluya adentro de la cancha.

“El año pasado vine a jugar la previa, fue muy dura y perdí con Horacio Zeballos… pero ahora llego como el 3º preclasificado… Seguramente tengo un poco de presión pero para mí esta gira es importante para la confianza y para jugar muchos partidos”, reconoció el italiano.

De hecho, Cecchinato también había venido desde la clasificación en las canchas porteñas en 2015 y 2016, pero no había logrado ganar un encuentro de cuadro, tras caer ante Facundo Djokovic y Juan Mónaco, respectivamente. Esta semana la tendencia se rompió para su bien: ha sumado dos importantes victorias ante el chileno Christian Garin y, este viernes, ante Roberto Carballés Baena por 7-6 (3) y 6-3 para avanzar a semifinales, por segunda vez en 2019 y 6ª vez en su carrera.

La temporada 2019 del italiano ya había comenzado con un buen augurio luego de que alcanzará sus primeras semifinales sobre pista dura en Doha, pero volver al polvo de ladrillo es algo que lo alerta, en el buen sentido, y lo prepara para intentar sacar lo mejor de su nivel, pese a reconocer que es un poco empezar de nuevo ya que “hace siete meses que no juego tanto en canchas lentas”. No obstante, el italiano es realista y se sincera de que su nivel no está al nivel que quisiera: “Estoy ganando pero jugando muy mal… Y eso da confianza: no me gustaron mis dos partidos, pero luchando, cada punto, y ganar jugando mal también es bueno para mi”. No hay porqué esconder las sensaciones. 

También Podría Interesarle: España Y Un Legado De Dominio En Buenos Aires

Después de comenzar el 2018 como No. 109 en el Ranking ATP, Cecchinato irrumpió en escena en abril, hace poco más de una año. El italiano de 26 años consiguió, luego de ingresar al cuadro principal como perdedor afortunad, su primer trofeo a nivel de Tour en el Gazprom Hungarian Open en Budapest, luego llegarían las semifinales en Roland Garros y su segunda corona en el Tour en el Plava Laguna Croatia Open Umag, en julio.

Sin embargo, el proceso para llegar a obtener nuevos resultados tiene mucho de trabajo invisible y de horas en las canchas de entrenamiento. “Siempre pienso en ganar cada partido, más sobre polvo de ladrillo… y es una lucha para que vuelva esa confianza y volver a jugar bien”, sentenció el No. 18 del mundo.

Suena como una fórmula mágica, pero es así. ¿La confianza todo lo puede? ¿Cómo cambió la cabeza de ‘Ceck’? ¿Los resultados solos llevan a hacer el click a un jugador con talento y empieza a cumplir con su potencial? Cecchinato hace tiempo que viene trabajando a conciencia con disciplina, para dar un salto de calidad que hoy es una realidad, pese a peores o mejores sensaciones particulares.

“Jugar puntos largos, que haya rallies en los partidos… el proceso para ser mi mejor versión seguramente sea entrenando cada día y ganando, para tener una nueva posibilidad de volver a la cancha”, dijo, paciente, con los objetivos más centrados en el día a día y apuntando al largo plazo: “El año recién comienza, es muy largo y difícil y tengo presión y la debo manejar”

¿Ha vuelto a ver el italiano los partidos de Roland Garros y la victoria ante Novak Djokovic, en particular, en cuartos de final? “El partido con Nole me lo se de memoria, no hace falta que lo vuelva a ver”, bromeó. “Siempre queda ese recuerdo de un partido fantástico para mi y es la seguridad de saber al nivel que puedo jugar”, aseguró.

Más Historias como esta