© Darrian Traynor/Getty Images

Novak Djokovic posa con el trofeo Norman Brookes Challenge Cup, que espera levanter también en 2020 en el Abierto de Australia.

Djokovic Recuerda Su Mejor Actuación En Una Final De Grand Slam

El No. 2 del mundo reflexiona sobre su victoria ante Nadal en el Abierto de Australia de 2019

El No. 2 del mundo Novak Djokovic llega a Melbourne para el Abierto de Australia tras liderar al equipo serbio en la ATP Cup. No solo eso le dará mucha confianza, sino que Djokovic dice que el último partido que jugó en el primer Grand Slam de la temporada fue quizás el mejor.

Djokovic se llevó el título del Abierto de Australia de 2019 con un triunfo 6-3, 6-2, 6-3 contra Rafael Nadal, que no había perdido un set antes del partido decisivo.

"Esa fue probablemente la mejor actuación que tuve en [la] final de un Grand Slam en mi carrera", dijo Djokovic antes del sorteo de este año. “Tuve algunos partidos emocionantes. Probablemente los dos partidos más épicos de los que formé parte fueron la final contra Rafa aquí en 2012, que duró casi seis horas, el récord de la final más larga de la historia. Y luego contra Roger el año pasado en Wimbledon, obviamente otro thriller de cinco sets”.

"Pero en términos de rendimiento y calidad del tenis, la final del año pasado contra Rafa fue probablemente la mejor que tuve. Rafa estaba en buena forma, no había perdido un set en todo el torneo y la forma en la que jugué fue simplemente increíble. Estaba muy orgulloso y obviamente he estado tratando de recordar eso e intentando revivir esos recuerdos. Es uno de esos días en los que todo funciona perfectamente”.

El éxito en Melbourne no era nuevo para Djokovic antes de ese partido, ya que vencer a Nadal le dio su séptimo título del Abierto de Australia.

“Ya podía sentir mucha confianza después de los cuartos y semifinales, especialmente, jugando contra Lucas Pouille, que estaba en forma [en semifinales]. Jugué tremendamente bien en las semifinales y sentí que la confianza aumentaba antes de la final", dijo Djokovic. "Pensé: 'Bueno, independientemente del hecho de que Rafa está jugando su mejor tenis en pista rápida, todavía siento que tengo una muy buena oportunidad por cómo me he encontrado en la pista”.

Djokovic salvó el único punto de quiebre que enfrentó contra Nadal, ganando el 81% de sus puntos de servicio y rompiendo el saque del español cinco veces en una actuación impecable durante dos horas y cuatro minutos.

"Nunca se sabe hasta que realmente empiezas a jugar cómo va a funcionar porque obviamente hay nervios jugando contra tu mayor rival, la final de uno de los torneos más importantes en la historia del deporte", dijo Djokovic. “Hay mucho en juego y muchas cosas pueden perderse en una fracción de segundo una vez que comienzas a dudar de ti mismo. Estaba realmente en un buen estado mental, era positivo y eso también se reflejó en mi juego”.

Sin embargo, este es un nuevo año y una nueva edición del Abierto de Australia. Y Djokovic, el segundo cabeza de serie del cuadro, sabe que aunque se repartió los cuatro Grand Slams en 2019 con Nadal, habrá un gran número de aspirantes fuertes en 2020.

“Daniil [Medvedev] está jugando un gran tenis. Jugó a cinco sets contra Nadal en la final del Abierto de Estados Unidos el año pasado ... fue muy impresionante ver a Medvedev regresar, fortalecerse, pasar más de cinco horas, competir. Esas son las señales, signos que quieres ver en la mente de un jugador. Definitivamente está en ese pequeño grupo de jugadores que se están acercando y reduciendo la brecha con el título de Grand Slam", dijo Djokovic. “Junto a él, diría que está Dominic Thiem, que ha estado cerca y llamando a la puerta. Un par de finales de Roland Garros contra Rafa, también partidos cercanos. Tsitsipas ganó un gran título en las Finals [Nitto ATP] hace unos meses, así que creo que el tenis está en buenas manos”.

“Tenemos una muy buena próxima generación de jugadores, Zverev, por supuesto, también. Esperamos que este no sea el año en que ganen un Grand Slam. En eso estamos trabajando. Pero veamos. Creo que eso es inevitable, va a suceder. Si sucede, será genial para el deporte”.