©

Federer Reflexiona 20 Años Después De Su Primer Título Challenger

Rendimos tributo a la primera conquista del suizo como profesional. "Fue memorable", dice 'Su Majestad'.

En febrero, Roger Federer hizo historia. El suizo capturó su título No. 100 de singles en Dubái, celebrando otro logro impresionante en uno de los escenarios más grandes del ATP Tour. Pero un centenar de títulos a nivel de gira no hubiera sido posible sin esa primera pieza de platería en el ATP Challenger Tour.

Esta semana, celebramos el vigésimo aniversario del primer triunfo de Federer en el circuito Challenger. Su primer gran avance como profesional se produjo en las canchas duras bajo techo de Brest, Francia, en octubre de 1999. En ese momento, Andre Agassi y Pete Sampras se disputaban la supremacía en el Ranking ATP, con Yevgeny Kafelnikov y Patrick Rafter también luchando por el primer puesto.

Un Federer de 18 años estaba compitiendo en la final, sin embargo, este no era el típico partido por el título que asociarías con el suizo. Hubo poca algarabía cuando entró a la pista cubierta del Parc de la Penfeld. No había una multitud de fans devotos que aplaudieran a todo pulmón y clamaran por selfies y autógrafos. Eso vendría después.

Puede que no parezca significativo en ese momento, pero el primer título profesional de Federer fue un momento crítico en su incipiente carrera. Perdió un set en el camino a la corona de Brest, derrotando a Max Mirnyi 7-6 (4), 6-3 en el partido por el campeonato.

“Fue grande”, reflexiona Federer. “Terminé ganando todo el torneo. Vencí a 'La Bestia', Max Mirnyi, en la final. Debido a esa victoria, acabé terminando el año alrededor del No. 65 en el mundo. Es el único Challenger que he ganado, así que, por supuesto, es memorable”.

En ese momento ya era un joven muy promocionado, pero eso no le garantizaba nada. Independientemente del nivel de talento y el potencial, tienes que trabajar para llegar a la cima. Esto fue exactamente lo que hizo el nativo de Basilea. Abrió la temporada de 1999 fuera del Top 300 del Ranking ATP, pero llegó Brest como el No. 66.

La visita de Federer a Brest sería su octava y última aparición en el Challenger. Luego, en el 2000, disputaría en Marsella su primera final ATP Tour (p. con M. Rosset). Si bien la mayoría de los jugadores pasan años luchando en Challengers para subir en el Ranking ATP, Federer es una anomalía en el panorama profesional, aprovechando sus oportunidades desde una edad temprana.

El circuito Challenger también tuvo el primer torneo de hierba de Federer como profesional. Llegó a las semifinales en Surbiton, Reino Unido, en 1999 también. Y menos de un mes después, el jugador más ganador de la superficie debutaría en Wimbledon.

“No creo que haya una gran diferencia entre el nivel Challenger y el nivel ATP. Pone a prueba tu espíritu, porque generalmente están en las ciudades más pequeñas y son más difíciles de alcanzar, por lo que realmente construyes una piel gruesa y tienes que ser duro. Tienes que luchar en algunas condiciones difíciles. Admiro mucho a los muchachos en el Challenger Tour”.

Es el camino recorrido por cada jugador que busca establecer una carrera en el tenis profesional. Para aquellos con aspiraciones de competir en los escenarios más grandes del ATP Tour y en Grand Slams, todo comienza aquí: el ATP Challenger Tour.

ATP Challenger Tour