© Matthew Stockman/Getty Images

Roger Federer sufrió con su revés ante Dominic Thiem en la final del BNP Paribas Open.

El Revés De Federer Sufre Ante Thiem

El suizo fue finalista del BNP Paribas Open por segunda temporada consecutiva.

La conversación comienza y termina con restos de revés. El resto es un complemento.

Dominic Thiem superó a Roger Federer por 3-6, 6-3, 7-5 para ganar la final del BNP Paribas Open, marcando diferencias con el resto de revés por encima de cualquier otro golpe.

En el primer set, sirviendo Thiem con 0-1, el austriaco dirigió los 10 servicios del juego sobre el resto de revés de Federer. El suizo logró poner todos los puntos en pista, rompiendo el servicio de Thiem con la cuarta pelota de rotura del juego.

Federer también conectó un golpe ganador de revés para romper a Thiem con 3-4 en el primer set. El golpe estuvo muy afinado en el inicio del partido, pero conforme avanzó el duelo la imprecisión fue creciendo.

Si volvemos a 2017 cuando Federer ganó su quinto título en el desierto, el resto de revés estaba en el centro de su renacimiento. Tras dominar por 6-2, 6-3 a Rafael Nadal en los octavos de final de Indian Wells, Federer fue bastante claro. “Soy capaz de entrar en pista con más facilidad que nunca. Al montarme sobre mi revés puedo comenzar a dominar el punto desde el inicio”.

También Podría Interesarle: Thiem Hace Historia En Indian Wells

Federer 2.0, originado en el Abierto de Australia 2017 y continuado en Indian Wells dos meses después, nació de un compromiso total de montarse en el resto de revés.

Fue el epicentro de su resurgir, pero esa habilidad se convirtió en un problema durante el segundo y tercer set de este domingo ante Thiem. Roger comenzó a cortar cada vez más el revés para encontrar la pista, dando a Thiem más tiempo para volver a atacar con un potente servicio y un tiro tras el saque.

Tras conectar sus 10 primeros restos de revés en el partido, Federer erró hasta cinco hasta el cierre del primer set (18/23), siete en la segunda manga (13/20) y seis en el tercer parcial (17/23). Esos 18 errores de revés al resto marcaron la diferencia.

Cuando Federer dominaba por 6-3, 1-1 y una pelota de rotura con 30/40, tuvo la opción de cerrar el partido. Casi todos los oponentes embocan el vestuario cuando Federer les coloca una manga y una rotura de desventaja.

El primer saque de Thiem siempre iba a buscar una trayectoria abierta sobre el revés de Federer. De hecho, en partidos ATP Masters 1000 entre 2014 y 2018 con 30/40 al servicio, Thiem ha buscado el saque abierto en el cuadro de la ventaja en un 63% de las ocasiones.

Como cabía esperar, Thiem buscó su estrategia favorita, conectando un gran saque liftado a 162km/h abierto sobre el revés. Dos años atrás ante Nadal, Federer entró en pista y logró un gran resto ganador ante Nadal cuando vio la opción de acabar el partido.

Federer

El domingo ante Thiem, erró el resto de revés con pelota de rotura. Y las oportunidades se evaporan rápidamente bajo el calor del desierto.

Federer obtuvo otra oportunidad de rotura dos puntos después, pero un revés que murió en la red tras un punto de 11 golpes devolvió el iguales al marcador. Dos puntos después Thiem mantuvo el servicio para dominar por 2-1, un momento clave para impulsarse hacia una victoria improbable.

Thiem rompió el saque de Federer en el siguiente juego. Roger comenzó el juego con una doble falta, y a continuación buscó el saque y la volea en tres segundos servicios consecutivos.

Con 15/30, Thiem conectó un resto muy cruzado de revés ante el servicio y volea del suizo. Bajo pelota de rotura con 15/40, Federer intentó una bote pronto de aproximación pero lo dejó en la red. De repente, el de Basilea se encontraba contra las cuerdas con 1-3 en el marcador.

Su impulso se marchó y jamás fue recuperado. Desde entonces, Thiem fue el jugador que conectaba con facilidad restos de revés en los momentos clave, y en un abrir y cerrar de ojos Federer pasó de dominador a dominado.

Consulta Más Contenidos De Datos ATP Tour

Federer erró un resto de revés con 1-3 y después con 2-4. Cuando Thiem servía con 5-3, Roger falló un revés largo en el primer punto, otro con 30/0 y perdió la manga con un error de revés que se marchó largo cuando Thiem sacaba con 40/15.

Una gota se convirtió en un río, y Thiem aprovechó el agujero al otro lado de la red cada vez que necesitó sumar un punto.

Cuando Thiem sirvió con 0-1, 30/30 en el tercer set, Federer tuvo una nueva oportunidad para morder. Sin embargo, dejó en la red un resto de revés.

Thiem ganó su siguiente turno de servicio para poner el 1-2 con otro resto de revés errado por Roger. Con 2-3 y servicio para Thiem, otros dos errores de revés aumentaron la hemorragia del suizo.

Federer tuvo una última oportunidad cuando Thiem sirvió con 3-4, 0/30 en la tercera manga. El suizo perdería el último punto de un juego que tuvo tres situaciones de iguales con un error de revés al resto.

Con 5-5 en el tercer set, Federer pareció entrar en pánico de nuevo. Cuando fue quebrado en el segundo set, se empeñó en el patrón secundario de hacer saque y volea con segundo saque hasta en tres ocasiones.

Con 5-5, 30/15 en la tercera manga, el suizo asumió riesgos al hacer dejada en dos puntos consecutivos - perdiendo ambos intercambios. Federer erró el último resto de revés del partido con Thiem sacando con 6-5, 30/15, dejando el punto de partido en manos del austriaco.

El resto de revés de Federer fue la principal base de su victoria en Indian Wells en 2017, pero tornó en un motivo claro de su derrota ante Thiem este domingo. De vuelta al estudio.