© Clive Brunskill/Allsport

Roger Federer alcanzó sus primeros cuartos de final de Wimbledon en 2001.

Cambio De Guardia: Federer Destronó A Su Ídolo Sampras

Un joven suizo firmó una memorable victoria en la Centre Court en 2001

Siempre surgía la pregunta de cuándo Roger Federer acapararía los titulares con sus resultados. Pero lo que no podía esperar ni el propio suizo es que lo haría de una forma tan brillante como mágica tras derrotar a su ídolo de infancia Pete Sampras.

Su duelo de cuarta ronda en Wimbledon 2001 se ve ahora con perspectiva como un relevo generacional. Federer, a sus 19 años, jugó el mejor partido de su carrera hasta entonces frente al siete veces campeón de Wimbledon para imponerse por 7-6(5), 5-7, 6-4, 6-7(2), 7-5. Era su primer triunfo en la Centre Court. Federer ya había conquistado el trofeo en categoría junior tres años antes, pero aún no había ganado un partido en el torneo de iniciar su andadura en aquella edición.

“Este partido me dará tanta confianza como pueda”, dijo Federer. “Es la mayor victoria de mi carrera”.

En cierta forma, el partido trazó un guion lógico. Federer había completado un inicio de temporada 2001 más fuerte que Sampras, ganando su primer título ATP Tour en Milán y firmando tres victorias frente a rivales del Top 10 del FedEx Ranking ATP. Mientras tanto, el estadounidense había acumulado un récord de 10-15 y no había conquistado título alguno desde su última corona en el All England Club el año anterior. No obstante, su historial en el evento lo situaba como uno de los candidatos al trofeo.

“Muchos amigos me dijeron: “Creo que puedes ganarle este año”, reconoció Federer. “He jugado un gran año, mejor que el suyo. Sabía que tenía una oportunidad. Pero no era al 100 por cien. Quiero decir, él es el hombre sobre hierba”. Sampras se quedó en silencio después de sufrir su derrota más tempranera en los últimos 10 años en Wimbledon. A pesar de que le concedió todo el crédito a Federer, se negaba a ver el partido como algo más que una simple derrota.

“Fue su momento. Así es el tenis en hierba. Un minuto sientes que lo tienes y al siguiente estás fuera de la pista”, dijo Sampras. “Federer hizo un gran partido. Pero no hay razones para el pánico, creo que no puedo volver y ganar”.

También Podría Interesarle: Bienvenido, Novak

A Federer le llevó algo de tiempo demostrar el nivel de tenis que alcanzó ese día. Cedió en cuartos de final frente a Tim Henman y no se presentaría tan lejos en un Grand Slam hasta dos años después, precisamente en Wimbledon donde levantó su primera corona en 2003.

Por su parte, Sampras encajó una derrota más impactante al año siguiente en la segunda ronda frente al lucky loser suizo George Bastl. El estadounidense se repuso para ganar tres meses después el título en el US Open, el último torneo de su carrera.