© Cameron Spencer/Getty Images

Novak Djokovic empezó la construcción de sus puntos en la final del Abierto de Australia atacando la derecha de Nadal.

La Estrategia De Djokovic En La Final: Atacar El Mejor Golpe De Nadal

Análisis estadístico y táctico de la séptima conquista del serbio en el Abierto de Australia.

Desata la fuerza. Novak Djokovic derrotó a Rafael Nadal 6-3, 6-2, 6-3 en la final del Abierto de Australia el domingo por la noche haciendo exactamente lo que la sabiduría convencional dice que no debes hacer: jugar al mejor tiro de tu oponente.

En la previa suponía un error, pero Nadal, que había ganado el 59 por ciento de sus puntos de fondo al llegar a la final, solo ganó el 29.5 por ciento (26/88) de estos contra el serbio. Djokovic desmanteló completamente el juego de fondo de Nadal yendo duro tras su golpe de derecha.

Nadal golpeó con derecha 100 tiros ganadores y conectó con este mismo golpe 116 errores durante su camino hacia la final, pero esa proporción no se mantuvo contra el No. 1 del mundo el domingo por la noche en Melbourne Park. Nadal golpeó 11 ganadores de derecha en la final, pero cometió 28 errores de derecha mientras Djokovic ponía constantemente la bola en el lado de la ventaja para buscar ese tiro de Nadal.

También Podría Interesarle: Así Reaccionaron Las Redes Al Título De Djokovic

La teoría es muy simple. Nadal es el mejor jugador del mundo invirtiéndose para pegar derecha en lugar de revés en el lado del Deuce. Desde allí, saca un golpe de derecha más potente. Pero si haces que Nadal siempre esté buscando proteger la derecha, tienes más posibilidades de atacar su revés evitando que se invierta. Eso hizo Djokovic.

Nadal acumuló 33 tiros ganadores de revés en seis partidos hacia la final, pero solo golpeó tres contra Djokovic y cometió 21 errores con ese mismo golpe. ‘Nole’ puso en práctica la secuencia de demolición más efectiva de nuestro deporte: desactivar el golpe de derecha, y luego el revés para que el servicio rival se recaliente rápidamente.

Nadal hizo solo acumuló un 64 por ciento de primeros servicios en la final, en comparación con el 69 por ciento que promedió en sus seis partidos previos. Nadal había ganado el 81 por ciento de los puntos de primer servicio hacia la final, pero eso cayó de un precipicio a solo el 51 por ciento contra Djokovic.

Si puedes romper el golpe de derecha, el revés y luego el servicio, el partido te quedará en bandeja. Nadal siempre encontró un muro de ladrillo serbio. El español tuvo un diferencial de -14 en peloteos cortos que se componen de cero a cuatro tiros contra Djokovic, y de -15 en los peloteos más largos que se componen de nueve o más tiros.

No le funcionaron los peloteos cortos ni largos. Desafortunadamente para el español, nunca tuvo cómo formular un plan ganador.

Longitud del peloteo- Final del Australian Open 2019
De 0 a 4 tiros = Djokovic 49 / Nadal 35 (Djokovic +14)
De 5 a 8 tiros = Djokovic 18 / Nadal 11 (Djokovic +7)
9 o más tiros = Djokovic 22 / Nadal 7 (Djokovic +15)

La duración promedio de los peloteos en la final fue de 5.03 tiros, y Djokovic se llevó los honores a todos lados. Se enfrentó a un solo punto de quiebre en la final, el cual salvó, mientras que Nadal se enfrentó a ocho, perdiendo cinco de ellos.

Lo que más podría molestarle al español es que conectó cuatro primeros servicios en los cinco puntos de quiebre que perdió, ayudando a que Djokovic pasara rápidamente de defensa a ataque.

Nadal había sido dominante contra los segundos servicios hacia la final. De hecho, ganó un dominante 70 por ciento contra el griegos Stefanos Tsitsipas en las semifinales. Ese número cayó de un precipicio en la final, ya que el español ganó solo tres de los 19 puntos de segundo servicio contra Djokovic.

Ahora son tres Slams seguidos, y el reloj sigue funcionando.

Nota del editor: Craig O'Shannessy es miembro del equipo de entrenadores de Novak Djokovic.