© European Open

Andy Murray celebra su primer título en el ATP Tour desde Dubái 2017.

Murray: “Pensé Que Tomaría Más Tiempo Llegar A Este Punto”

El británico valora su título en Amberes.

El año pasado en el Citi Open, Andy Murray se echó a llorar públicamente después de derrotar a Marius Copil en un partido que terminó pasadas las tres de la mañana en Washington, DC. Esas emociones no solo surgieron porque ganó, sino porque el escocés se había sometido a una cirugía de cadera meses antes y aún estaba luchando contra el dolor.

14 meses después de aquella madrugada (lapso que incluyó el anuncio de su retiro antes de que una nueva cirugía lo recuperara por fin), volvería a llorar después de un partido. Esta vez, fue después de derrotar a Stan Wawrinka en Amberes para ganar en el European Open el primer título desde su regreso a la modalidad de singles.

“No sé por qué te emocionas con ciertas cosas o la razón por la que sucede. Todos somos diferentes”, dijo Murray. “Tal vez fue porque los últimos años han sido difíciles para mí y el tenis es algo que me encanta hacer y hoy fue inesperado. Hay muchas razones para que hoy me emocione”.

También Podría Interesarle: Las Redes Social Reaccionan Al Título De Murray En Amberes

Antes de Amberes, Murray compitió en tres torneos en Asia: Zhuhai, Pekín y Shanghái. En la ciudad belga, único objetivo del escocés era: ser competitivo. Sus palabras a su equipo fueron: “Quiero sentir que cuando esté en la cancha no me estén aplastando, que les esté dificultando y que esté compitiendo lo mejor que puedo”. Meta más que cumplida.

“No pensé que iba a ganar torneos o iba a estar venciendo a tipos como Stan. Esto ha sido una sorpresa para mí y mi equipo”, aseguró el diestro, que aparecerá el lunes en el puesto No. 127 luego de ocupar hace 20 días la casilla No. 503.

En el inicio de su regreso a la modalidad, Murray no ganó un set en sus dos primeros partidos a nivel de gira en Cincinnati y Winston-Salem. Cuando llegó a Amberes, no había logrado alcanzar unos cuartos de final en ningún nivel en seis intentos. Entonces, aunque el jugador de 32 años llevaba 45 títulos a nivel de gira disputar una final con Wawrinka todavía seguía siendo un territorio desconocido.

“Estaba nervioso antes del partido de hoy con seguridad. Ayer no tanto. Pero antes del partido estaba bastante nervioso y no me sentía realmente preparado para ganar. Porque no lo esperaba”, dijo Murray. “Cuando estaba allí, no estuve adelante en el marcador sino hasta el final. Si hubiera tenido una ventaja, tal vez me habría resultado más difícil, pero debido a que siempre estuve intentando remontar, conseguí ese break justo al final... No me sentía listo para ganar. Pero sucedió”.

A principios de semana, Murray admitió que cuando perdió en la tercera ronda de un evento ATP Challenger Tour celebrado en Mallorca durante el US Open, estaba un poco preocupado tanto por su tenis como por su condición física. El escocés pensó que estaba “bastante lejos de este nivel”. Pero la preocupación era porque tenía esperanza. Y demostró que en Amberes, donde luchó durante cuatro partidos en cuatro días, incluidos tres encuentros consecutivos de tres sets, para emerger glorioso por primera vez desde Dubái 2017.

Wawrinka Murray

“Una vez que realmente comencé a jugar partidos individuales nuevamente, pude ver que había algo allí, que podía ser competitivo. Si mejoraba mi agilidad, mi movimiento en la cancha, podría comenzar a hacerme la pregunta: ‘¿Por qué no? ¿Por qué no debería poder competir?’. Todavía podía golpear la pelota igual que antes. Podía servir mejor que en los últimos años”, dijo Murray. “Llegué a cuartos de Wimbledon en 2017 cuando estaba prácticamente en una pierna. Entonces pensé: ‘Si pudiera volver a fortalecer mi pierna y recuperar el movimiento, estaría en un lugar diferente’. Solo pensé que tomaría más tiempo llegar a este punto. Pero obviamente estoy feliz de que haya sido ahora”.

Y lo más importante es que su cuerpo está sano para lo que viene. “Mi cadera está bien. Ya no hay dolor allí, lo cual es asombroso. Supongo que no debería haberlo porque es metal, no hay receptores de dolor ni nada en el metal, así que eso es brillante”, dijo Murray. “Me permite competir y disfrutar de lo que estoy haciendo”.

Más Historias como esta