© Getty Images

El BNP Paribas Open de Indian Wells fue el primer torneo en ser suspendido por el COVID-19.

Gaudenzi: La Agilidad Y La Eficiencia Son Necesidades En El Año Del Covid-19

El presidente de la ATP, Andrea Gaudenzi, analiza la reanudación del ATP Tour, con el calendario revisado de 2020

El mundo del tenis ha pasado por muchas cosas recientemente, incluyendo el anuncio del calendario revisado de agosto. ¿Podría explicar cómo se toman algunas de estas decisiones importantes en la ATP y en todo el tenis? ¿Cuáles son algunas de las dificultades involucradas en el proceso? En primer lugar, es importante describir la estructura que tenemos en la ATP, que es bastante única en el deporte. La ATP es una asociación equitativa entre jugadores y torneos, y eso se refleja en nuestra estructura central de gobierno.

En la parte superior, tenemos a la Junta Directiva de la ATP, que es responsable de la toma de decisiones principales en el Tour. La Junta está compuesta por siete personas: tres representantes de torneos y tres representantes de jugadores, y yo como presidente de la ATP. Esencialmente, es una representación 50-50 que refleja la asociación equitativa entre jugadores y torneos que encarna la ATP. Si bien cada miembro de la Junta es elegido por las partes interesadas, tienen el deber fiduciario de hacer lo correcto para el Tour en general.

Además, están tiene los consejos de jugadores y torneos, elegidos por sus constituyentes para representar los intereses más amplios de los jugadores y torneos, respectivamente.

En general, es una estructura muy democrática de "pirámide". Los desafíos surgen inevitablemente debido a la gran variedad de puntos de vista y perspectivas diferentes no solo en el lado del jugador, sino también de los torneos. Un jugador de 20 años clasificado en el Top 200 probablemente tendrá prioridades muy diferentes a un jugador de 30 años clasificado en el Top 20 o un jugador de dobles clasificado en el puesto 80. Igualmente, en el lado del torneo, las finanzas de un torneo ATP 250 son muy diferentes a un Masters 1000.

Por lo tanto, el desafío en nuestro sistema realmente proviene de los puntos de vista muy dispares que tenemos que tener en cuenta en nuestra toma de decisiones. Si bien es esencial que escuchemos las opiniones de todos, la realidad es que el consenso puede ser difícil de lograr. No podemos atender a los intereses individuales y la Junta debe hacer lo que creemos que es adecuado para el deporte en general, lo que, en última instancia, creo firmemente que es lo mejor para los jugadores y los torneos. Y no podemos simplemente ver los asuntos a través de los torneos y jugadores, sino también pensando en nuestros patrocinadores, los medios y, lo que es más importante, desde la perspectiva de los aficionados. Debemos recordar que ellos son los que impulsan el éxito comercial del deporte a través de la asistencia a los torneos, la audiencia de televisión y como el público objetivo de nuestros patrocinadores.

Inevitablemente hay que tomar decisiones difíciles y no podemos hacer felices a todos. Tenga en cuenta que también debemos trabajar en colaboración con la WTA, la ITF y los Grand Slams, especialmente para sortear la crisis actual y encontrar soluciones para que el tenis vuelva de manera segura. Esta colaboración en torno a cuestiones complejas es ahora más importante que nunca para que podamos hacer crecer el deporte a un nuevo nivel.

Al equilibrar los diversos intereses en la toma de decisiones, ¿cuál es el objetivo general y la prioridad de la ATP? Desde el brote del coronavirus, nuestra prioridad número uno ha sido proteger la salud. Esto siempre ha sido y siempre será el factor que más pese sobre cómo y cuándo el tenis puede reanudarse, y no tomamos decisiones sin consultar a expertos médicos relevantes. Contamos con protocolos robustos y exhaustivos que se implementarán en los eventos ATP para mitigar los riesgos de infección, pero también debemos ser realistas de que no es posible eliminar todos los riesgos.

Después de la salud, nuestro objetivo principal es perseguir el mayor bien para nuestro deporte y tratar de salvar la mayor parte de la temporada en términos de oportunidades de juego, puntos de clasificación, premios en efectivo y reanudar nuestro deporte para los aficionados que están con ganas de volver a ver el tenis.

Nos damos cuenta de que la reanudación del calendario no es perfecta de ninguna manera: nos encantaría tener más eventos y más oportunidades de juego, y más espacio entre nuestros eventos principales para facilitar el calendario de los jugadores. La realidad es que el impacto económico de la crisis ha significado que los torneos que están más abajo en la pirámide han sido menos capaces de capear la tormenta que aquellos que están en la cima. ¿Pero eso significa que deberíamos detener todo el Tour hasta que la situación vuelva a la normalidad? Nuestra decisión fue comenzar en algún lugar, y más si tenemos torneos del más alto nivel que pueden celebrarse en un entorno seguro. Eso es un comienzo.

La manera en la que hacemos que este retorno sea equilibrado y justo para todos, en términos de oportunidades de juego, incluido el Challenger Tour, los premios metálico, el FedEx ATP Rankings, los viajes… es algo en lo que continuaremos trabajando.

A largo plazo, soy optimista de que con las medidas preventivas desarrolladas y la unidad demostrada por las partes interesadas del tenis, el tenis volverá a ser más fuerte que nunca y seguirá creciendo en los años venideros.

ATP Chairman Andrea Gaudenzi
Andrea Gaudenzi empezó su mandato como presidente de la ATP el 1 de enero de 2020.  

Con respecto a la reanudación del ATP Tour, ¿qué partes interesadas participaron en la toma de decisiones? Ha sido un proceso largo durante muchos meses que ha resultado en un calendario completamente revisado bajo nuevos términos. Hemos tenido que ser ágiles y creativos, y el proceso ha involucrado compromisos y concesiones por todos lados. La Junta y los Consejos han sido una parte clave de ese proceso. También tuvimos llamadas grupales con todos los torneos y todos los jugadores.

E igualmente importante, nuestras decisiones se tomaron en estrecha colaboración con WTA, USTA, FFT e ITF. Hubo muchas reuniones para encontrar un calendario que se ajustara a las fechas, la disponibilidad del lugar, la salud y la seguridad, y las restricciones de viaje, entre otras consideraciones. Lo que tenemos es un calendario que salva tantos eventos y oportunidades de ingresos como ha sido posible y quiero agradecer a todos los involucrados por sus esfuerzos. Queda mucho trabajo por delante y seguimos monitoreando las restricciones de viaje globales teniendo en cuenta el acceso de los jugadores, mientras que las decisiones finales finalmente recaen en las manos de los gobiernos locales, teniendo en cuenta que la situación relacionada con el Covid-19 está en continua evolución.

En términos generales, un momento de crisis como este acentúa la necesidad de un proceso de toma de decisiones ágil y rápido. Y si bien la Junta es responsable de establecer la dirección estratégica general del Tour, la administración debe estar facultada para tomar decisiones diarias si queremos dirigir el negocio profesionalmente. Deben tomarse decisiones y no necesariamente será perfecto, pero es mejor que esperar una solución perfecta que nunca llegará.

¿Crees que las circunstancias en torno a la reanudación del ATP Tour en agosto crean un espacio de juego justo? Una de las mejores cosas de nuestro deporte es que es verdaderamente global y meritocrático, basado en la clasificación. Todos sabemos lo importante que es el FedEx ATP Rankings: es el tejido que esencialmente une todo el Tour.

El impacto de la pandemia desafía la esencia de nuestro Tour en muchos frentes, no solo económicamente, sino también en términos de restricciones de viaje, cuarentena, etc. Para un Tour verdaderamente global como el nuestro que involucra tantos viajes internacionales, es desafío muy grande.

No va a ser perfecto desde el principio y tomará algún tiempo, pero es algo en lo que continuaremos trabajando e intentando asegurarnos como un resultado justo y equilibrado para todos los involucrados en términos de oportunidades de juego, premios y la forma más justa posible para las clasificaciones a la hora de la reanudación.

¿Son justas las preocupaciones dentro del tenis en torno a las circunstancias de reanudación, incluidos los eventos que se han reprogramado, los puntos de clasificación FedEx ATP, las restricciones en el entorno de los jugadores, etc.? Creo que es natural que haya un nivel de preocupación. La situación global de Covid-19 se está desarrollando rápidamente y eso presenta muchas incógnitas.

Creo que nuestras precauciones y protocolos están bien y, según los planes actuales, algunos de los mayores eventos de la ATP en nuestro deporte aún deberían poder organizarse de manera segura a pesar de las circunstancias.

Sin embargo, al final, podemos tener los planes más sólidos, pero la colaboración y la aprobación de los gobiernos locales serán clave, y continuaremos monitoreando las restricciones de viaje internacional a medida que la situación evolucione semanalmente.

Algunos grupos han expresado cierta frustración por no estar más involucrados o conscientes de las decisiones. ¿Con qué eficacia cree que se han comunicado las decisiones importantes? Hacemos nuestro mejor esfuerzo para comunicar las decisiones de manera efectiva y oportuna, teniendo en cuenta que existen restricciones y requisitos de confidencialidad que deben respetarse en ciertas situaciones. En el mundo actual de las redes sociales, la información se propaga muy rápidamente. Eso puede ser tanto una oportunidad como un desafío al mismo tiempo.

Sin embargo, en cierto punto, para que un negocio se ejecute de manera efectiva, no se puede consultar a cada jugador o miembro del torneo sobre cada elemento. Si bien nos encantaría ser lo más inclusivos posible, simplemente no es escalable para la microgestión de esa manera. Seríamos extremadamente ineficientes y simplemente no estamos configurados de esa manera como empresa; ninguna organización lo es. Ahí es donde nuestra estructura de gobierno debe entrar en juego, con los Consejos y la Junta, que son elegidos para representar a sus constituyentes, lo cual es clave para permitirnos ser ágiles.

¿Cómo cree que está funcionando la estructura en términos de tener representada la gran variedad de partes interesadas? Cualquier jugador o representante del torneo en la Junta o los Consejos debe rendir cuentas a través del proceso de elección que tenemos: tienen que estar totalmente habilitados y al final, pueden ser votados para entrar o para salir. Y lo mismo se aplica a mi papel como presidente de la ATP.

Una pregunta al margen es si la estructura de gobierno de la ATP necesita ser modificada o modernizada de alguna manera. Puedes tener la mejor estructura de gobernanza, pero al final la estructura se basa en las personas y la interpretación de las partes interesadas para que funcione de manera efectiva. Continuaremos evaluando si es necesario realizar ajustes allí.

Por separado, la cuestión de una estructura de gobernanza más amplia que incorpore a la WTA, ITF y Grand Slams es algo que debe abordarse en beneficio de todo el deporte.

Ha habido muchas preguntas sobre la distribución de los ingresos en el tenis y cómo hacer que los niveles más bajos sean más viables. ¿Cuál es su opinión sobre eso y cómo se puede abordar? Si observas los números, el dinero total de premios en el ATP Tour, el Challenger Tour y los Grand Slams se ha duplicado entre 2009 y 2019, alcanzando más de 270 millones de dólares el año pasado. Y los mayores aumentos porcentuales anuales se han dirigido a las rondas clasificatorias y tempranas en un esfuerzo por distribuir el dinero del premio entre más jugadores. Así que ha habido algunos incrementos impresionantes en los últimos años.

¿Podemos estar mejor como deporte? Creo que sí, de lo contrario no habría tomado este papel. Para mí, la pregunta es cómo puede el deporte unirse y colaborar de una manera significativa que eleve el estándar para todos. En relación con eso, debemos preguntarnos si la distribución del dinero del premio está funcionando según lo diseñado para lo que estamos tratando de lograr como deporte.

Tenemos un plan estratégico en marcha que espera abordar estas áreas. El objetivo, en primer lugar, es hacer crecer todo el pastel para todo el deporte, pero también garantizar la redistribución a través del ecosistema del tenis hasta el Challenger Tour, que es necesario si queremos un deporte saludable que sea tan atractivo como viable.

¿Cuáles son sus predicciones para el regreso del tenis después del Covid-19? Creo que esta pandemia ha demostrado que el tenis es más fuerte cuando todos trabajamos junto, no solo en la toma de decisiones, sino también en la presentación de un frente unificado como deporte. El tenis tiene un enorme potencial cuando sus partes interesadas trabajan juntas y habrá muchas ventajas si podemos continuar en esa dirección.

Por separado, el modelo de negocios de nuestro deporte siempre ha dependido en gran medida de los ingresos por entradas, particularmente en comparación con otros deportes. Habiendo visto lo difícil que ha sido para los torneos ser económicamente viables sin aficionados, la pandemia ha acentuado esa dependencia de la asistencia al lugar. Muestra más que nunca que necesitamos analizar nuestras operaciones y asegurarnos de que estamos invirtiendo en las áreas correctas que tienen el mayor potencial, particularmente en tecnología, medios y datos, donde creo que tenemos mucho espacio para crecer.

Hay mucho trabajo por delante mientras buscamos que el Tour vuelva a funcionar, pero soy optimista sobre las perspectivas a largo plazo de nuestro deporte si seguimos unidos y trabajamos juntos.