© Atlantic Tire Championships

Rubin, Feliz De Volver Al Triunfo

Su última victoria había sido en abril, justo antes de lesionarse.

En el papel, la victoria de Noah Rubin por 6-3, 6-3 sobre el No. 453 del mundo Pedro Sakamoto (en la primera ronda del Challenger en Cary, Carolina del Norte) parecería ordinaria. Pero teniendo en cuenta que fue el primer triunfo de Rubin desde abril, después de faltar casi cuatro meses debido a una lesión de la muñeca derecha, el triunfo tomó un significado especial para el estadounidense de la #NextGenATP.

“Casi olvidé cómo hacerlo. Después de ganar, ni siquiera sabía lo que debía hacer allí”, bromeó Rubin, reflexionando sobre la victoria del lunes. “Es genial sólo obtener el triunfo, independientemente de cómo jugué, cómo él jugó. Fue agradable estrechar la mano y tener esa sensación de ganar de nuevo”.

No hace tanto tiempo que Rubin jugaba en la segunda ronda del Abierto de Australia de este año, compitiendo dentro de Rod Laver Arena contra el eventual campeón Roger Federer. Rubin compitió bien, ganando más juegos que Tomas Berdych, décimo cabeza de serie y quien perdió contra el suizo en la siguiente ronda.

El neoyorquino ganaría su segundo título de ATP Challenger Tour en menos de un mes en Launceston, Australia, alcanzando el puesto número 163 en el Emirates ATP Rankings. Pero después de pasar la fase previa en Houston, su ímpetu se detuvo cuando se deslizó por un drop shot en el cuarto juego de su partido de primera ronda contra Nicolás Kicker.

La trayectoria forzó al americano a caer hacia delante y sobre su muñeca (la misma donde se había fracturado su hueso de escafoides cinco años atrás). Rubin se retiró. Y aunque la lesión no requirió cirugía, hizo que no golpeara una pelota de tenis durante dos meses.

Fue la segunda lesión desafortunada de Rubin en dos temporadas. Antes había tropezado entre dos grietas en el pavimento mientras se encontraba en una carrera en junio pasado, torciéndose el tobillo. Aunque no lo pensó mucho en ese momento, no recuperaría la movilidad total durante meses, jugando sólo un torneo entre mayo y agosto de 2016.

Cuando Rubin empezó a practicar este verano, todavía había dolor, especialmente cuando golpeaba las manos. Aunque ha jugado tres torneos desde su lesión (Challengers en Aptos, California, y Vancouver, Canadá, seguido por la fase previa del US Open), volver no ha sido fácil.

“Fue una lucha. No quiero quitar nada de los chicos que he enfrentado, pero tenía una cantidad considerable de dolor jugando esos torneos”, agregó Rubin. “Este es el primer torneo en el que siento que estoy poniendo algo de mi mejor tenis a marchar”.

El No. 205 del mundo, que jugó tenis universitario por una temporada en Carolina del Norte en la Universidad Wake Forest, no está mirando demasiado lejos, y no está preocupado por alcanzar una cierta posición en el ranking. Todo lo que Rubin quiere es trabajar duro todos los días en la práctica.

“Confío en mi juego. Confío en mi capacidad mental. Sé que tengo lo que se necesita para jugar contra los mejores jugadores. Así que ya sea dentro de dos meses o tres años, sé dónde estaré”. Lo único importante es que está de vuelta. “Simplemente extrañé estar aquí. Sólo estar bajo el sol, golpear pelotas de tenis, sonriendo, corriendo por la cancha como siempre lo hago. Es parte de mi vida, así que es difícil vivir sin eso".

Más Historias como esta