© Getty Images

Las Cinco Victorias Más Inesperadas Del 2015

Albert Ramos-Vinolas protagonizó la sorpresa más grande de la temporada.

5. Taylor Fritz d. Pablo Carreño Busta 6-1, 6-4/R64/Nottingham

El norteamericano de 17 años nacido en Rancho Santa Fe, California, hizo un gran arranque de su carrera profesional venciendo a Carreño Busta sobre la hierba de Nottingham con parciales de 6-1, 6-4, lo que constituyó su primer partido oficial en el ATP World Tour.

Fritz, ubicado en el puesto 761 del escalafón, hizo nueve aces y ganó el 74% de sus primer servicios (25 de 34) para opacar al español No. 66 del mundo. “Estos triunfos me ayudan mucho y me tranquilizan porque tuve mucha presión para decidir entre intentar volverme profesional o ir a la universidad”, aseguró.

Este jugador ganó el título del US Open junior y agregó a su palmarés los trofeos de Challenger en Sacramento y Fairfield, por lo que se convirtió en el noveno jugador en ganar múltiples títulos sin haber cumplido los 18 años, algo que también habían hecho tenistas prestigiosos como Novak Djokovic, Rafael Nadal, Juan Martin Del Potro and Tomas Berdych.

4. Lamine Ouahab d. Guillermo Garcia-López 6-3, 6-3/R16/Casablanca

Lamine Ouahab ha sido un chico que ha gastado más tiempo de su carrera jugando ITF Futuros y Challengers que disputando torneos del ATP World Tour. Empezó el año en el puesto No. 586 del ranking y estando en la casilla No. 313 logró una gran victoria ante el campeón defensor Guillermo García-López.

El tenista de Marruecos y de 30 años alcanzó por primera vez unos cuartos de final en el ATP World Tour luego de superar al español en una hora y 29 minutos de juego. Mostrando gran variedad de juego y sensibilidad, e local alcanzó su victoria No. 22 en casa luego de ganar tres torneos de Futuro y Challenger en Casablanca y Safi.

3. Simone Bolelli d. Milos Raonic 6-4, 3-6, 7-6(3)/R16/Marseille

No cabe duda de que se trata de la mejor victoria en la carrera del italiano Simone Bolelli, quien derrotó al No. 6 del mundo Milos Raonic y rompió la racha adversa más larga (0-35) ante jugadores top-10 en la Era Abierta. La segunda marca la tenían Nicolás Almagro y el también italiano Andreas Seppi, con 26 derrotas seguidas.

Raonic conectó 21 aces contra siete de Bolelli, pero convirtió apenas uno de ocho puntos de quiebre posibles. Bolelli se cogió confianza con esa victoria, pues luego en San Petersburgo vencería al No. 5 del mundo, el checo Tomas Berdych, con parciales de 7-6(5), 6-4.

2. Michael Berrer d. Rafael Nadal 1-6, 6-3, 6-4/R32/Doha

Rafael Nadal será el primero en decirlo: 2015 no resultó para nada como se lo esperaba, por eso se fue sin un trofeo de Grand Slam por primera vez en una década. Doha sería un buen lugar para señalar donde comenzó la debacle del español en el año. Allí fue derrotado por un clasificado de 34 años y ubicado en el puesto No. 127 del escalafón. El alemán Michael Berrer se deshizo del campeón defensor, quien tuvo dos oportunidades de quiebre cuando Berrer sirvió para el partido. El veterano jugador fue más que sus nervios para terminar imponiéndose en casi dos horas.

“Hice un acuerdo con mi esposa de jugar un año más, así que estoy disfrutando cada día en el Tour. Por eso no había presión hoy. Si hubiera perdido nadie me hubiera acusado, todos habrían dicho: ‘Hey, buen partido, gracias, adiós’. Así que mantuve la calma. Tiene que haber ventaja en haber estudiado sicología del deporte”, aseguró Berrer, quien hizo una maestría en esta área en la Universidad de Phoenix en 2014.

1. Albert Ramos-Vinolas d. Roger Federer 7-6(4), 2-6, 6-3/R32/Shanghái

Qué manera de conseguir tu primer triunfo sobre un Top-10. El español Ramos-Vinolas, proveniente de la clasificación, venció al suizo en tres sets. El No. 70 del mundo estaba 0-15 contra jugadores top-15 y apenas había ganado dos sets. Pero el zurdo de 27 años jugó sin miedo para superar al campeón defensor en casi dos horas de juego.

Federer desperdició dos oportunidades de quiebre en el primer juego del partido, por lo que el español terminó imponiéndose en un desempate. El suizo estuvo sólido en el segundo parcial, quebrando en los juegos quinto y séptimo para nivelar el encuentro, pero no pudo administrar su momento de inspiración en el set definitivo. Ramos-Vinolas se apuntó un quiebre decisivo en el octavo game y solo tuvo que cerrar son su saque.

Fue justo en el escenario en el que un año antes Federer había producido una gran remontada ante Leonardo Mayer, quien estuvo 5-2 arriba en el set definitivo y tuvo cinco puntos para partido. Pero en 2015 no hubo resurrección. “Estoy muy feliz. No me esperaba esto. Después del segundo set pensé que perdería. Pero jugué muy bien. Estuve muy sólido con mi servicio en el último parcial. Es la victoria más importante de mi carrera”, explicó el español.