© Mike Stobe/Getty Images

Rafael Nadal celebra un punto en la final del US Open frente a Daniil Medvedev.

Nadal Conquista Su 19º Grand Slam En Nueva York

El español logró su cuarta corona en el US Open

Había mucho más que un título en juego. La historia se escribía este domingo en Flushing Meadows con dos protagonistas que perseguían hitos de diferente magnitud. Rafael Nadal, ampliar su leyenda, y Daniil Medvedev, ser el primer ruso en 15 años en ganar un título de esta categoría. Pero fue el español el que grabó su nombre con letras de oro en Nueva York, conquistando su decimonovena corona de Grand Slam y cuarta en el US Open, tras imponerse ante un rival que propuso una batalla encarnizada por 7-5, 6-3, 5-7, 4-6, 6-4 en cuatro horas y 50 minutos.

A sus 33 años, el balear consiguió el título 84 de su carrera y el cuarto (ATP Masters 1000 de Roma, Roland Garros, ATP Masters 1000 de Canadá y US Open) de una temporada, en la que se distingue como el No. 1 de la ATP Carrera a Londres. Además, su 19º Grand Slam lo sitúa a sólo uno del récord absoluto que ostenta Roger Federer y le permite despegarse de Djokovic, que en tercera posición cuenta con 16.

Los ingredientes del menú incluían a los dos jugadores que más victorias habían acumulado a lo largo de la temporada. Si bien el manacorense registraba 46 partidos ganados en 2019, la cifra del moscovita se elevaba hasta las 50. Y el duelo no defraudó. Ambos querían sumar una más. Añadir otro título a su vitrina. Pero el triunfo No. 47 del español le permitió ampliar su racha de victorias consecutivas hasta 11 (27-1 en sus últimos cinco torneos), en la que era su quinta final en el US Open.

Nadal, el único jugador junto a Federer que cuenta con al menos cinco finales en tres torneos de Grand Slam diferentes, pudo con el ruso por segunda vez en esta gira americana. Entonces, en la final del ATP Masters 1000 de Canadá, Nadal ganó por 6-3, 6-0 para coronarse con su 35º título ATP Masters 1000 en apenas 70 minutos, siete menos de los que duró tan solo el primer set de un nuevo capítulo de su leyenda escrita, esta vez, en la Arthur Ashe.

También Podría Interesarle: Nadal Pisa Los Talones A Federer

PRIMER SET: NADAL (7-5)
Sin grandes golpes, pero resistiendo como un muro. Medvedev se levantó como una muralla al resto en los primeros juegos. Tanto que, si bien en el primero disfrutó de una opción de break, que el español salvo con un gran servicio, a la segunda no perdonó para convertir su primer quiebre del encuentro (2-1). Nadal parecía carecer de ‘feeling’ con la pelota y el punto que concedió el quiebre, así lo confirmó.

Pero, de inmediato, el favorito No. 2 en Nueva York devolvió la situación de peligro a su rival. Combinando tiros con profundidad y cambios de ritmo, Nadal encontró su primera opción de break, que convirtió después de que el ruso cometiera su sexto error no forzado del choque. Y reestableció la lógica del servicio en el marcador (3-2).

Nadal fue elevando su porcentaje de éxito hasta el 80% con el primero para garantizar en blanco un juego más con su saque (4-3), después de que Medvedev hiciera lo propio con el suyo. En el octavo juego, el manacorense apretó otra vez al resto para obtener tres opciones de break más, pero el ruso salió ileso de la amenaza del español. También en el décimo juego, donde tras cuatro ‘deuce’ puso el marcador en igualdad (5-5).

El manacorense reservó su mejor nivel para el final del set. Para entonces ya había calibrado su muñeca. Soltó el brazo y empezó a desplegar su mejor juego de fondo, conectando ganadores con su drive. En el duodécimo juego se terminó el set para Medvdev. El español trabajó dos opciones de break más (2/6) para acabar cerrando la primera manga por 7-5 tras 63 minutos con un balance de 10 winners y 10 errores no forzados, una decena menos que su rival.

SEGUNDO SET: NADAL (6-3)
Medvedev no dio lugar a la relajación. No estaba dispuesto a levantar la bandera blanca tan pronto. Y desde el inicio del segundo set volvió a exigir máxima tensión a Nadal, que no dudó en exhibirla para levantar otro punto de break. Superada la situación, la calma volvió a ambos lados de la pista, para que se mantuviese la hegemonía del servicio (2-1).

Nadal se agarró al fondo, poniendo cada ataque de Medvedev en pista y profundizando en las dudas de un rival que no había vivido una experiencia similar antes en su carrera. Así llegó una cadena de errores del ruso que colocaron el cuarto juego en 0-40, pero con la misma facilidad que los concedió fue rescatando cada punto para salvar hasta 4 opciones de quiebre (2-2). El balear, sin problemas con su servicio, con paciencia siguió trabajando al resto hasta que en su quinta oportunidad logró premio.

A pesar de que Medvedev subió el listón de agresividad (14 winners) y redujo la lista de errores (9 no forzados), el español jugó como si de una partida de ajedrez se tratase, moviendo las fichas adecuadas para escaparse en el marcador (5-2), gracias a un parcial de 12 puntos ganados en 15 posibles. Tras un juego en blanco del ruso, Nadal cerró el segundo set por 6-3 en 48 minutos.

TERCER SET: MEDVEDEV (7-5)
Tal y como ha ocurrido durante todo el torneo, Nadal se reservó su mejor nivel para la tercera manga, donde empezó a mandar en prácticamente cada punto. Y en el quinto juego aprovechó su primera oportunidad de break del tercer set para asestar un golpe definitivo al partido. Cuando parecía que había asestado un golpe definitivo a la final y aún construyendo los puntos con criterio, varios errores dejaron al ruso en posición de devolver el quiebre. Y así lo hizo en su tercera oportunidad (3-3).

La tensión de los primeros sets dio lugar al corazón. Ante un Nadal dominador apareció un Medvedev que se negó a marcharse sin dejarse el alma en la pista. Demostró por qué se presentaba en el US Open como el mejor jugador de la gira estadounidense y se aseguró llegar, al menos, al tie-break con una lucha desmesurada, que se ganó el aliento y apoyo de toda la Arthur Ashe. Sin embargo, no hizo falta ir hasta ese desempate. Un sensacional juego al resto le dio el quiebre y estiró el choque un set más.

CUARTO SET: MEDVEDEV (6-4)
Que la moneda cayera de su lado en el tramo final del tercer parcial fue una botella de oxígeno para Medvedev, que no tardó en poner en jaque a Nadal al resto (1-0, 30-40). Pero el español no sólo salió del laberinto con 6/6 con primeros saques, sino que devolvió la situación en el quinto juego (2-2, 30-40) hasta en dos ocasiones y el ruso también supo encontrar escapatoria.

A partir de entonces, tanto a uno como a otro le costó volver a hacerse daño al resto. Hasta que en el décimo juego, Medvedev levantó un 40-15 de Nadal para colocar el ‘deuce’ y encontrar el punto de set, que convirtió con un passing a la esquina.

QUINTO SET: NADAL (6-4)
Con la confianza de haber enlazado dos sets consecutivos, Medvedev atravesaba los mejores momentos del partido. Prácticamente con cada uno de sus golpes generaba peligro. Capaz de intercambiar golpes desde el fondo con saque-red. En el segundo juego obligó a Nadal a sacar su versión más guerrera para escapar de hasta tres puntos de break.

El español, que había pasado a ser dominado, supo aguantar cuando el guion lo exigió, cuando enfrente tuvo a un rival sublime que convertía en oro todo lo que tocaba. Y en el quinto juego del quinto set llegó la respuesta de Nadal. Un break, que confirmó a continuación con su servicio (4-2). El sufrimiento al inicio del set se tradujo en superioridad para abrir una brecha con su sexto break (6/19) hasta el 5-2.

Aún hubo tiempo a que Medvedev aumentara el drama devolviendo el quiebre (5-3). Era el quinto para él (5/14). En el caos, cuando el corazón le gana a la cabeza, el ruso salvó dos puntos de partido (5-4). Pero tras salvar un punto de break, acabó cerrando con su servicio.

¿Sabías que…?
Rafael Nadal acumula 20 victorias consecutivas frente a rivales de nacionalidad rusa. La última vez que perdió ante un jugador de este país se remonta a las semifinales de Doha en 2011 frente a Nikolay Davydenko.

Buy 2019 US Open Tennis Tickets